< /head>
El Ropero de Manuela | 8 hábitos sobre productividad y gestión del tiempo para madres trabajadoras
Blog de moda y lifestyle Fashion Blog where you will find outfits, streetstyle, trends, inspiration, beauty and lifestyle. Blog de moda en el que podrás encontrar tendencias, looks, decoración, recetas y mucho más.
moda, fashion, outfit, look, lifestyle, tendencias, blogger, lookbook
21766
post-template-default,single,single-post,postid-21766,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

8 hábitos sobre productividad y gestión del tiempo para madres trabajadoras

Queridas madres, mujeres trabajadoras, aquí os dejo 8 hábitos que, en mi incesante búsqueda de la felicidad absoluta, desde que las apliqué me ayudaron a gestionar mejor mi tiempo. Se acabaron las frases -cuando pueda me apunto al gimnasio, algún día cambiaré de trabajo y me dedicaré a lo que realmente me gusta o ya es tarde para cambiar de profesión, para hacer un master o para apuntarme a bailar, pero no tengo tiempo, etc-. Encontrar tiempo para ti es posible y te voy a dar la clave.

Cuando nos vemos obligadas a hacer en nuestro día a día una serie de tareas rutinarias que simplemente se basan en: pon lavadora, tiende ropa, dobla ropa, barre, recoge, … Si a esto le sumamos hijos, tareas extraescolares, bañarlos, hacerles la comida, prepararles la merienda, hacer la compra del supermercado, etc., llevar adelante nuestra profesión (vocacional o no), … poco queda para nosotras. Yo sigo acabando agotada cada uno de mis días, pero sin duda, más feliz que antes porque mi tiempo me cunde más y disfruto mejor de la vida. Así que vamos al lío.

Antes de nada, aclarar que no voy a hablaros de nada que no haya aplicado a mi vida y que realmente haya sido revolucionario aportándome más bienestar.

  1. Aprende a gestionar tus prioridades. No permitas que nadie elija cuáles son tus prioridades. Sólo tú eres dueña de tu tiempo que, como dijimos antes es igual a vida, lo que significa que sólo tú eres la dueña de tu VIDA y, por consiguiente, sólo tú eliges tus prioridades. Para ello es súper importante que aprendas a decir a todo que NO. De antemano, di a todo que NO, te lo piensas y luego si finalmente es SÍ, llamas a esa persona y le dices que sí. Este hábito te dará la sensación de ser más dueña de tu tiempo, y por tanto, de tu vida. Esto no es fácil, pero si aplicas como en el hábito número 1 argumentos como –en principio no, lo voy a pensar, voy a ver si me encaja y te cuento- Esto es muy útil para todas las cuestiones en del tipo:-Jefe o Jefa: -necesito estos informes para mañana a primera hora de la mañana.; Amigas: -voy a necesitar que me acompañes a comprarme el vestido para la boda de mi cuñada; Padres o suegros: ¿Hoy no vemos a los niños?, llevamos dos días sin verlos. Nos los tendrás que traer, vamos a ver a los niños…; Madres y padres del colegio: el miércoles tengo un problema de horarios, ¿te puedes quedar con mis hijos hasta que llegue del trabajo?…suma y sigue…Un sin fin de situaciones que te bombardean todos los días de lo que muchos, yo incluida llamo ladrones del tiempo que de repente han completado tu agenda sin que tú te hayas dado cuenta porque, otra cosa no pero, prudente eres al máximo y te da cosa a decir que no. Así que escríbetelo a fuego en un sitio donde lo puedas tener presente porque hasta que no te los apliques como un hábito que ya salga sin pensar, te la seguirán colando una y otra vez, y ojo, sin mala intención. Simplemente, la gente lo hace, sin más. Nosotros también lo hacemos, nos hacemos a menudo dueños del tiempo de otros, así que sé también tolerante cuando alguien te diga: -en principio no, voy a ver si me encaja y ya te cuento.
  2. Prohibido decir “No tengo tiempo”. El tiempo es inventado, vivimos momentos, vivimos vida. Tiempo, en mi opinión, es igual a vida así que decir “No tengo tiempo” es igual a decir “no tengo vida”. Aunque socialmente esté muy bien visto decir no tengo tiempo porque parece que dices “Tengo una vida súper interesante”. Pero, después de haber adquirido en mi vida cotidiana estos hábitos, cuando alguien dice -no tengo tiempo-, a mi lo que personalmente me transmite es que tiene un caos de vida horrible y que, por supuesto, no se sabe administrar sus prioridades. Así que a partir de este instante te aconsejo dejar de usar NO TENGO TIEMPO como excusa cuando alguien te invita a algo o cuando quieras auto justificarte; es mejor para ti y para todos decir: “tengo que pensármelo, voy a ver si me encaja con mis planes, voy a ver y te cuento, etc”.
  1. Elabora una lista de tareas pendientes. Aquí prepárate para una extensa lista enorme porque aquello empieza a crecer y parece no tener fin: en lo personal, en lo familiar, en lo profesional, en lo amistoso, en lo económico, … Es decir, todo aquello que debe cambiar de estado, por ejemplo (devolver libro prestado, libro devuelto; regalo ahijado; coche al taller …). Coge tu lista y date un solo día para poder ejecutarla y lo dejas todo listo. Lo que no, lo tachas y te liberas. Y comprométete a estar en paz contigo mismo. Todo lo que esté en la lista de pendientes o le das salida rápida o te liberas eliminándolos sin realizar. Elimina la lista de pendientes. POR FIN LIBRES

 

  1. No tener nada en la cabeza y llevarlo todo a listas. Este hábito te ayudará a rentabilizar mejor tu tiempo. Tener la cabeza llena de recordatorios y de “tengo que” sólo da sensación de desorden, falta de tiempo y de improductividad. Para este hábito yo uso la aplicación Evernote que te permite sincronizar con tu ordenador. Tengo listas de diferentes tipos: de la compra, libros que leer, películas que ver, ideas para el blog… Así, cada cosa que pasa por mi mente, digna de recordar, la agendo o la llevo a su lista correspondiente y, eso que parece tedioso, cuando se convierte en un hábito, te ayuda a tener mucho más tiempo y a rentabilizarlo mejor. Así, cuando quieras ver una película, por ejemplo, tienes tu lista de recomendaciones, quieres comprarte un libro o vas a hacer la compra del supermercado, llevas la lista siempre a mano. Créeme, ahorrarás tiempo y dinero porque no comprarás a ojo, un  mal hábito que está comprobado que te hace gastar más.

 

  1. Simplifica tu vida al máximo de cosas materiales. Esto quiere decir, dos juegos de sábanas, dos manteles de cocina, dos toallas por cada miembro de la casa, etc. Vamos llenando nuestra vida de elementos que lo único que hacen es robarnos más tiempo en ordenar, quitar el polvo, recoger,… Así que te recomiendo no tener más vasos de la cuenta, ni más platos, ni tantos chismes que no usamos, etc. La sensación de orden y de simplificación también repercute en nuestra cabeza porque nos ayuda a simplificar nuestros pensamientos y, por tanto, a actuar con más claridad en cualquier decisión que tomemos.

 

  1. Planifica tus tareas por semana, tus citas y llévalo a una agenda, ya sea digital o en papel. Recuerda: sólo tareas diarias que quepan en un posit y evita el efecto tetris. Si ese día has dormido regular porque tu hijo ha pasado la noche con fiebre y te levantas media hora tarde, ya irás atrasando todo el día una tarea detrás de otra y algunas se irán quedando sin poder hacer. Sé honesto y holgado contigo mismo a la hora rellenar tu lista. Yo suelo agendarlo todo en Google Calendar que además le puedes poner etiquetas y avisos con tus colores favoritos y te queda un cuadrante súper apetecible que a primera vista ya te despierta las ganas de ejecutar.
  1. Evita las distracciones. El mayor Ladrón del Tiempo conocido, el principal enemigo que nos hace perder mucho tiempo en nuestra vida es la distracción. Yo suelo llamar así a todo aquello que yo hago conmigo misma para perder concentración. Por ejemplo: miro el correo a ver qué hay, vuelvo a entrar en el correo a ver que hay, vuelvo a chequear el correo, una y otra vez interrumpiendo mis tareas. Miro el móvil, vuelvo a mirar el móvil, contesto a un WhatsApp, descuelgo el teléfono cada vez que suena,… Así que te recomiendo, una hora de concentración diaria sin ninguna distracción para ejecutar tus tareas más importantes, aquellas que te hacen sentirte realizada. Eso te ahorrará horas de trabajo al año porque cada vez que te desconcentras debes emplear un tiempo precioso en concentrarte. Eso es una pérdida de tiempo que si la sumas en un año son muchísimas horas que luego te hacen ir corriendo de un sitio para otro. Y realmente sólo una hora o dos horas al día sin ninguna distracción va a llevar a tu vida a un lugar mejor y avanzarás más rápido profesionalmente hacia donde te gustaría verte el día de mañana. Si te dedicas a algo vocacional, genial, pero si ronda en tu cabeza cambiar de estado tu currículum vitae, seguramente esta práctica te lleve a donde te gustaría verte el día de mañana con más rapidez. Tendrás trabajo de mayor calidad en menos tiempo y por tanto tu vida profesional va a avanzar mucho más deprisa y  vas a gozar de más tiempo. Y entonces, se producirá ese milagro que es cuando ves a ciertas personas y te dices: – Yo no sé cómo lo hacen, yo no sé de dónde sacan tiempo-. Porque ya sabes que la pregunta no es de dónde sacan tiempo, si no qué hacen con su tiempo. Ahora ya no tienes excusas porque lo sabes y sólo tienes que aplicarlo.

 

  1. Une tu pasión a tu sacrificio y crea tu Universidad portátil. He dejado para e final mi hábito favorito, uno que realmente ha revolucionado mi vida. Con los niños, el trabajo y la casa, aunque la pareja ayude de forma igual, nos resulta muy complicado sacar tiempo para hacer deporte, si además os pasa como a mi que hasta hace meses, salir a correr era todo un sacrificio, peor aún. Hace tiempo que aprovecho los trayectos de desplazamientos de trabajo (que antes hacía siempre en coche) para hacerlo andando o usando transporte público. Ando más, contamino menos y aprovecho para aprender sobre aquello que me interesa o me apasiona escuchando podcasts. Hay un sin fin de gente generosa que comparte su conocimiento sobre diferentes temas a modo de archivos de audio en diferentes plataformas. Yo Tengo mis listas sobre alimentación saludable, recetas, moda, gestión empresarial, audio libros, etc… y realmente he aprendido muchísimo en muy pocos meses. Mi formación crece a velocidad de vértigo a la vez que llevo una vida más saludable. Así que cuando salgo a correr en realidad no pienso en que voy a correr, pienso en que voy a escuchar un podcast sobre algún tema que me apasiona y entonces, correr es algo secundario y, sin darme cuenta, me hago mi horita corriendo que me sienta genial. Cuando tengo que arreglar mi casa, me pongo mis cascos y elijo el audio o podcast que más me apetezca escuchar en ese momento. Así, arreglar la casa también se ha convertido en un tiempo precioso para aprender. Yo suelo usar Ivoox, Tutellus

 

Créeme, son hábitos que poco a poco van a cambiar tu vida y cuando te des cuenta, habrás conseguido que tu tiempo sea más rentable e ir por la vida con muchísimo menos estrés. ¡Ya me contarás qué tal te ha ido!

Si te ha gustado este post, también te puede interesar este post con los 5 tips para vivir de tu pasión.

¡Gracias por leerme!

¡Compartir es Vivir!

2 Comments
  • Carme

    26 septiembre, 2017 at 12:46 Responder

    Me ha encantado!!!!!

    Muy muy muy provechoso, muy interesante!!

    Tomo nota.

    Besitos

  • Monica

    25 septiembre, 2017 at 10:00 Responder

    Un post realmente práctico! Desde luego que tomaré buena nota! Un beso!

Post a Comment